Éxito FIV: La historia de Leanne y Dikran

Con un marido que trabaja seis meses al año fuera de casa, intentar concebir nunca iba a ser sencillo. ¿Qué se siente entonces cuando te dicen que sólo tienes un 7% de posibilidades de éxito en un tratamiento de Fecundación in Vitro? Si a esto le añadimos una pandemia mundial, a Leanne se le podría haber perdonado que se diera por vencida en ese instante. Pero esta es una historia de esperanza, ya que hablamos con Leanne para conocer su historia y la de su marido Dikran sobre su experiencia con un tratamiento de FIV.

exito FIV - Leanne, Dikran y Eleanor

¿Dónde comienza tu historia en el ámbito de la fertilidad?

Dikran y yo nos conocimos cuando yo trabajaba en un bar local y él era un cliente asiduo. Tras una suave persuasión y un hermoso ramo de flores, tuvimos nuestra primera cita.

Tener hijos no era una prioridad para nosotros, pero un año después de casarnos, empezamos a intentar concebir. Pasaron los años y aún no lo habíamos conseguido.

¿Cuándo decidiste buscar ayuda con vuestra fertilidad?

Al principio no estaba muy estresada. Dikran trabaja en una plataforma petrolífera y se ausenta tres semanas consecutivas; en todo un año, sólo está en casa seis meses. Eso hace que las cosas sean un poco más complicadas. Nunca le puse ninguna presión extra, porque ya era bastante difícil conllevar esta situación.

Fue cuando la hermana de Dikran se quedó embarazada bastante rápido, lo que nos hizo darnos cuenta que quizás había algo que no cuadraba, así que fuimos a ver cuál era el problema, y fuimos al médico.

¿Cuál era el problema?

La primera exploración mostró que había una preocupación: tengo lo que se conoce como útero tabicado (o útero septo). Significa que una membrana divide mi útero en dos, lo que me expone a un riesgo mucho mayor de aborto. Tuve que someterme a una operación bastante desagradable para resolver el problema.

Mientras me sometía al tratamiento en torno a esa operación, los médicos también revisaron mis trompas de Falopio. Los resultados mostraron que las mías estaban bloqueadas. Esta había sido la causa de nuestros problemas de fertilidad.

En cierto modo, fue un alivio, porque al menos tenía una explicación. Durante todos esos años me había estado preguntando qué estaba pasando. Prefería que hubiera algo mal que pudiera rectificar y seguir adelante, o aceptar que quizá nunca funcionara. Pero al fin sabíamos que podríamos seguir adelante. Sin embargo, la situación seguía siendo difícil – siempre había culpado a Dikran de nuestra infertilidad – él bebía, fumaba y era mayor que yo -, pero cuando supimos que era yo quien tenía dificultades para concebir, ambos nos sentimos bastante extraños.

¿Qué pasó después?

Tuvimos la suerte de contar con la ayuda de nuestros familiares, que se ofrecieron a pagarnos el tratamiento de fertilidad privado. La clínica me hizo un análisis de sangre para calcular mi reserva ovárica, que resultó extremadamente baja para mi edad. El especialista me dio un 7% de posibilidades de que la FIV funcionara.

En ese momento, todo fue bastante abrumador. Recuerdo que se lo conté a mi madre y me dijo que se sentía muy triste, como si estuviéramos de luto. Después de todo lo que habíamos pasado, era una sensación extraña que nos dijeran que nuestras posibilidades eran tan bajas. No obstante, el médico no fue tan pesimista, sino que nos animó a seguir adelante.

¿Cómo ayudó Access Fertility?

El especialista de Manchester Fertility nos sugirió que mirásemos los programas de Access Fertility, dada la situación. Con una probabilidad tan baja de que la FIV funcionara, quería un par de rondas para intentar que tuviera el mayor éxito posible. El programa de reembolso habría sido aún mejor, pero lamentablemente no pude optar a él.

¿Cómo fue tu experiencia con la clínica?

Fue increíble. Mi viaje de FIV fue realmente sencillo, de libro en cierto modo. No necesité mucho a la clínica, pero siempre que los necesité, estuvieron ahí. La recepcionista principal, Karen, fue fantástica.

Cuando empecé la primera ronda, acababan de introducir las llamadas “reuniones de café” para que cualquiera que formara parte de la clínica pudiera ir una tarde y sentarse de manera informal con otras mujeres y el personal. Todas hablábamos de cómo nos sentíamos, de lo que nos pasaba en ese momento, y recibíamos un poco de ayuda profesional mientras tomábamos un té y galletas. Fue muy agradable tener esa interacción: todas teníamos experiencias diferentes, pero todas estábamos en el mismo barco y queríamos tener un bebé. Me emociona recordarlo, fue especial.

En nuestra primera ronda extrajimos ocho óvulos, y solo pudimos crear un embrión. Me lo transfirieron, pero desgraciadamente no funcionó. Hicimos una pausa de un mes, y como teníamos otra ronda en nuestro Programa Multiciclo de Access Fertility, nos dispusimos a volver a intentarlo. Esta vez sólo recogimos seis óvulos, pero solo dos fecundaron. Transferimos el primer embrión y esa fue nuestra pequeña Eleanor. El otro embrión restante aun lo tenemos congelado en la clínica.

¿Cómo fue darle la bienvenida a Eleanor al mundo?

Eleanor nació en junio de 2020, por lo que nació en medio del confinamiento. Habíamos esperado seis años para tener un bebé y acabé teniéndola en medio de una pandemia mundial.

exito FIV - Leanne, Dikran y Eleanor

Por otro lado, tuvimos mucha suerte, la verdad. Normalmente no sabemos cuándo está Dikran en casa, dado que no tiene un horario fijo en su trabajo. Normalmente ni siquiera habríamos sabido si estaría aquí para el nacimiento. Pero estaba de permiso, así que estuvo en casa un par de semanas antes de que naciera la niña y las tres semanas posteriores. ¡Fue fantástico! Lo pasamos genial los tres juntos.

Llegó el verano y se levantaron un poco las restricciones por lo que pudimos ver gente en el jardín. Estábamos en una burbuja de todos modos, realmente no salíamos desde que teníamos a nuestra pequeña, fueron unas semanas maravillosas. Lo más triste es que mi hermana vive en los Estados Unidos y todavía no la conoce. Aparte de eso, no podemos quejarnos en absoluto.

¿Qué consejo le darías a alguien que se embarca ahora en su propio viaje en el ámbito de la fertilidad?

Yo diría simplemente hazlo, ve por ello, no te rindas, mira por ejemplo lo que hemos logrado Dikran y yo. Las probabilidades estaban en nuestra contra, y funcionó. Sigue adelante, mantén la calma y sucederá. Mantente positivo.

Obtén más información en nuestro blog o descubre cómo hemos ayudado a otros pacientes como Leanne y Dikran en nuestros videos.

¿Listos para empezar?

Llama a Access Fertility para una consulta gratuita y sin compromiso en la que analizaremos tus opciones.