Fresco versus Congelado: ¿Cuál es la diferencia en las tasas de éxito de la FIV?

La realidad es que antiguamente se decía que un «ciclo fresco es mejor» cuando se trata de las tasas de éxito de la FIV. Este lenguaje común se refería al hecho de que las mujeres tenían más probabilidades de quedar embarazadas cuando un embrión fresco, entre el día 3 y el 5 de desarrollo, se transfiera al útero en lugar de un embrión que había sido congelado previamente.

Vemos cómo este ya no es el caso y debería considerarse utilizar embriones congelados en lugar de embarcarse en un ciclo nuevo.

¿Qué es un ciclo congelado?

Para evitar dudas, un ciclo congelado significa descongelar un embrión y transferirlo al paciente (un ciclo fresco es cuando se recolectan los óvulos, se fertilizan y normalmente se transfiere un embrión «en fresco» a la paciente). Los ciclos en fresco son mucho más costosos para los pacientes, ya que se requieren niveles más altos de estimulación, una captación ovocitaria y se necesita más tiempo que en el caso de un ciclo congelado. Evidentemente, cualquiera que esté considerando un ciclo congelado debe haber tenido a antes una captación ovocitaria previa, para generar embriones para congelar.

Las tasas de éxito del ciclo fresco son mejores que con embriones congelados, ¿no?

Las tasas de éxito del ciclo en fresco siempre han sido significativamente mejores que las tasas de éxito de los ciclos congelados. Para muchos pacientes, la diferencia entre las tasas de éxito en fresco y congelado, significaba que preferirían someterse a múltiples ciclos de estimulación que considerar la posibilidad de un ciclo congelado. Las tasas de éxito del ciclo congelado han mejorado drásticamente en los últimos 5 años y eso se debe principalmente, entre otras razones, a la adopción de técnicas de congelación mejoradas en las clínicas de FIV (lo que se denomina vitrificación).

¿Cuál es la ventaja de un ciclo congelado?

Precio

Una de las principales diferencias entre los ciclos frescos y congelados es el precio. Un ciclo en fresco es normalmente al menos tres veces más caro que un ciclo congelado.

Carga del paciente

Como se menciona más ariiba, el impacto físico de un ciclo en fresco es significativamente mayor que la de un ciclo congelado. El impacto de este proceso no debe subestimarse.

Receptividad endometrial

Dentro de cada nuevo ciclo, la clínica trata de asegurarse de que la paciente esté adecuadamente estimulada para recolectar una la mayor cantidad de óvulos de manera segura. La clínica también trata de asegurarse de que el revestimiento de su útero (endometrio) no se vea afectado negativamente por el medicamento utilizado para estimularlo. El endometrio es crucial ya que aquí es donde se implantará el embrión. Para algunas pacientes, puede ser más fácil controlar su endometrio durante un ciclo congelado y, en consecuencia, proporcionar un mejor resultado (mayor probabilidad de embarazo).

¿Qué es la política de congelar todo?

Una congelación total es donde todos los embriones generados después de una recolección de óvulos se congelan intencionalmente y no se transfiere ningún embrión en fresco. Esto puede deberse a varias razones, pero principalmente se hace para darle a la clínica una mejor oportunidad de garantizar que el endometrio esté en condiciones óptimas antes de la transferencia.

Un ejemplo típico sería un paciente con niveles elevados de progesterona (una hormona clave en el desarrollo del endometrio) después de la recolección de óvulos. En este tipo de pacientes, la clínica sabe que las posibilidades de implantación se reducen y, por lo tanto, el método preferido puede ser congelar todo. Esto le da a la clínica la oportunidad de trabajar con el paciente para que el endometrio esté en su mejor momento durante un ciclo congelado.

Vale la pena resaltar que el enfoque de congelar todo puede no ser lo mejor para todos los pacientes. La clínica será reacia a congelar embriones de baja calidad o arriesgarse a congelar embriones para pacientes que hayan generado un número bajo (no hay garantía de que un embrión determinado sobrevivirá al proceso de congelación y descongelación).

Resumen

Las tasas de éxito con embriones congelados continúan mejorando, lo que es un progreso bienvenido. Esto es muy alentador para las pacientes que tienen embriones para congelar y para aquellas para las que congelar todo es la mejor opción para ellas. Hay claras ventajas de un ciclo congelado en la reducción del precio y el esfuerzo de las pacientes, y potencialmente, un mejor manejo del endometrio. Sin embargo, cuando una paciente comienza un tratamiento de FIV, siempre se empieza con un proceso de estimulación, por lo que tendrá la opción de un ciclo en fresco o de uno (o varios) ciclo de congelado, según el criterio de cada centro.

Recomendamos este artículo de la Revista Iberoamericana de Fertilidad y Reproducción Humana y otro de Cochrane que discuten el tema.

¿Listos para empezar?

Llama a Access Fertility para una consulta gratuita y sin compromiso en la que analizaremos tus opciones.